Castillo de la Punta de Namer

Castillo de la Punta de Namer

Mallorca, conocida como la «isla de la calma», alberga numerosas joyas turísticas y una de ellas es el impresionante Castillo de la Punta de Namer. Esta atracción histórica y cultural ofrece a los visitantes una experiencia inolvidable y unas vistas panorámicas impresionantes de la bahía de Cala Millor y la punta de N’Amer.

Para llegar al castillo, hay diferentes opciones. Algunos optan por seguir un sendero desde la playa de Cala Millor, mientras que otros prefieren caminar por las rocas, disfrutando de las magníficas vistas durante todo el recorrido.

No importa qué camino elijas, la travesía vale la pena.

El Castillo de la Punta de Namer es un ejemplo emblemático de las torres de vigilancia que se encuentran a lo largo de la costa mallorquina. Estas torres, que solían comunicarse con señales visuales para prevenir posibles invasiones, brindan a los visitantes una mirada fascinante al pasado.

Desde el tejado del castillo, podrás maravillarte con las increíbles vistas de la bahía y la punta de N’Amer, prueba fehaciente de la importancia estratégica de esta región.

Aunque el camino puede resultar desafiante en los días calurosos, aquellos que se aventuran a llegar al castillo son recompensados con rincones sombreados para descansar y refrescarse.

Además, aquellos que necesitan un descanso adicional pueden hacer una parada en la cafetería que se encuentra en la cima y disfrutar de un merecido descanso antes de adentrarse en la oscuridad del castillo.

Algunos viajeros han compartido sus experiencias después de visitar el castillo. Uno de ellos enfatiza que la subida es un bonito paseo para disfrutar de algo diferente.

A pesar de que el calor puede hacer la caminata más difícil, encontrarás lugares con sombra para refrescarte a lo largo del camino. Otro visitante recomienda llevar una linterna de teléfono para subir las escaleras oscuras del castillo.

Aunque puede resultar estrecho y oscuro en su interior, las vistas desde lo alto hacen que valga la pena la visita.

Además del acceso desde Cala Millor, hay otro camino que puedes tomar desde la playa de Sa Coma. Aquellos que deciden explorar este camino deben tener en cuenta que puede ser una caminata difícil en días calurosos y que es necesario llevar líquidos para mantenerse hidratado.

Sin embargo, este camino ofrece la oportunidad de observar caballos que deambulan por los senderos y disfrutar del impresionante sonido de las cigarras.

Si estás buscando una experiencia adicional, también puedes caminar por la carretera principal hacia la otra ciudad en menos de una hora.

Sin embargo, ten cuidado, ya que el camino es rocoso y afilado. Al llegar a la cima, descubrirás que el ‘Castillo’ en sí es más bien una torre de vigilancia que merece ser explorada.

Aquellos que deseen tomar un descanso o disfrutar de una bebida encontrarán un restaurante en la parte superior del castillo.

Sin embargo, ten en cuenta que solo se aceptan pagos en efectivo. Algunos visitantes han dejado reseñas no tan positivas sobre los baños, destacando los olores desagradables y la falta de papel higiénico.

No dejes pasar la oportunidad de visitar el Castillo de la Punta de Namer. Su historia, sus vistas panorámicas y su belleza natural lo convierten en un lugar imprescindible para los amantes de la historia y de los paisajes espectaculares.

¡Planifica tu visita y deja que este castillo te transporte a través del tiempo!

Ubicación

Castillo de la Punta de Namer: preguntas frecuentes

Se puede llegar desde la playa de Cala Millor siguiendo primero el sendero y luego por las rocas.

Desde el tejado se pueden disfrutar excelentes vistas sobre la bahía de Cala Millor y la punta de N' Amer.

Es una muestra emblemática de las torres de vigilancia que jalonaban todo el litoral mallorquín, con el propósito de comunicarse con señales como prevención de posibles invasiones piratas o militares.

Sí. Aunque puede resultar un poco difícil caminar con el calor, hay lugares con sombra para refrescarse y el bar cafetería en la cima ofrece un alivio. Se recomienda utilizar una linterna de teléfono para subir los escalones oscuros.

La mejor ruta es entrar por el lado de la playa de Sa Coma, donde se encuentra un bonito rincón de playa. Sin embargo, la caminata puede ser difícil en el calor, por lo que se recomienda llevar líquidos y zapatos resistentes. También es posible encontrar caballos deambulando por los senderos.

Se tarda aproximadamente 30 minutos en subir al castillo. La torre en sí es bastante fresca pero muy oscura por dentro y muy estrecha, lo que dificulta la navegación.

Además de visitar el castillo, se puede caminar por otro camino hacia el monumento o hacia el borde de los acantilados. Es importante tener cuidado, ya que el terreno es rocoso y afilado. También se puede caminar de regreso por la carretera principal a otra ciudad en menos de una hora.

Cerca del castillo se encuentra un bar y snack bar con baños, a un precio muy razonable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio