Qué ver y qué hacer en Ardales

Qué ver y qué hacer en Ardales

Descubre la joya escondida de Ardales, un destino lleno de encanto en medio de la belleza natural de España. ¿Qué ver en Ardales?

Prepárate para sumergirte en una lista de las 15 mejores cosas qué hacer en este pintoresco municipio. Desde sus majestuosos parajes naturales hasta su impresionante patrimonio histórico, Ardales te espera con los brazos abiertos para ofrecerte una experiencia inolvidable llena de aventuras y descubrimientos.

No pierdas ni un segundo más y embárcate en este emocionante viaje por las maravillas que te aguardan en Ardales, una joya por explorar en el corazón de España.

Qué ver en Ardales – Las 15 mejores cosas qué hacer en Ardales, España

1. El Caminito del Rey

El Caminito del Rey es una experiencia que no puedes perderte si visitas Ardales. Este sendero, ubicado en el desfiladero de los Gaitanes, ofrece maravillosas vistas, historia y parajes naturales impresionantes. A pesar de las reseñas que mencionan problemas con la organización y los guías, muchos visitantes coinciden en que vale la pena recorrerlo.

El camino original, construido a principios del siglo XX, ha sido renovado para garantizar la seguridad de los visitantes. Ahora cuenta con pasarelas de madera y medidas de protección para que el recorrido de aproximadamente 3 km pueda ser disfrutado por personas de todas las edades. Aunque puede dar cierta impresión de altura en algunos tramos, la aventura es majestuosa y te hace sentir privilegiado al caminar literalmente por una ladera casi vertical mientras el río fluye con fuerza bajo tus pies.

Si decides visitar el Caminito del Rey, tienes la opción de hacerlo con una visita guiada o por tu cuenta. Aunque algunos visitantes recomiendan la opción sin guía para evitar problemas con la organización, la visita guiada ofrece información interesante sobre los paisajes y la historia del lugar. Además, los guías, como Pablo, que fue mencionado en una de las reseñas, pueden transformar tu experiencia en algo muy divertido y familiar, contando historias y anécdotas con chispa de humor malagueño.

El Caminito del Rey es una ruta imprescindible si estás en Ardales. No importa si tienes vértigo, es relativamente fácil de recorrer y ofrece una naturaleza hermosa y llena de historia. Si te decides por la visita guiada, podrás disfrutar de un recorrido ameno y educativo. Recuerda hacer tus reservas con anticipación para asegurarte de conseguir tu entrada. ¡Ven y descubre este impresionante paraje que te dejará sin palabras!

Horarios

  • Martes: 9:30 - 17:00
  • Miércoles: 9:30 - 17:00
  • Jueves: 9:30 - 17:00
  • Viernes: 9:30 - 17:00
  • Sábado: 9:30 - 17:00
  • Domingo: 9:30 - 17:00

2. Parque Nacional Ardales

El Parque Nacional Ardales es un destino de visita obligada para aquellos que buscan disfrutar de actividades acuáticas en un entorno tranquilo y familiar. Ubicado junto al famoso Caminito del Rey, este parque ofrece hermosas vistas y numerosos senderos para explorar. Además, cuenta con varias zonas habilitadas para el baño, donde podrás refrescarte y relajarte en medio de la naturaleza. Si tienes hambre, te recomiendo visitar el restaurante que se encuentra encima del puente, donde podrás disfrutar de una deliciosa comida. No olvides reservar con antelación para evitar esperas prolongadas.

El Parque Nacional Ardales, aunque técnicamente no es un parque nacional, es un lugar que no puedes dejar de visitar en tus vacaciones en Málaga. Sus lagos artificiales y su red de embalses le otorgan una belleza especial que se combina con su entorno montañoso. Este espacio natural ofrece una amplia variedad de actividades al aire libre, como natación, piragüismo, escalada y senderismo. Además, podrás explorar el legado prehistórico de la zona, como la cueva de Ardales y la necrópolis de Las Aguilillas. También podrás descubrir restos históricos más recientes, como castillos y la ciudad y basílica rupestre de Bobastro. ¡Y no te olvides de visitar el famoso Caminito del Rey, que te llevará a través de un impresionante desfiladero! Todo esto, a solo unos kilómetros de la costa.

El embalse Conde de Guadalhorce es un lugar imprescindible si visitas Málaga. En este hermoso enclave natural podrás disfrutar de un paisaje increíble junto a tres pantanos. Además, encontrarás una gran variedad de actividades acuáticas, senderos para explorar y una amplia oferta gastronómica en los restaurantes cercanos. No puedo explicar con palabras la belleza de este lugar, ¡tienes que verlo por ti mismo! Es el destino perfecto para pasar un día estupendo en familia, con muchas opciones de diversión y una comida deliciosa en Ardales.

Los usuarios han coincidido en que el Parque Nacional Ardales es un lugar idílico para disfrutar en familia y realizar actividades al aire libre. Su ubicación estratégica cerca del Caminito del Rey lo convierte en un destino perfecto para combinar turismo activo con momentos de relax en sus zonas habilitadas para el baño. Además, la belleza de sus paisajes, con lagos artificiales y senderos que invitan a ser explorados, hacen que este lugar sea único. Ya sea practicando actividades acuáticas, como natación o piragüismo, recorriendo senderos o admirando la vida salvaje, el Parque Nacional Ardales ofrece una experiencia inolvidable para todos aquellos que lo visiten.

3. La cueva de Doña Trinidad o Ardales

La cueva de Doña Trinidad o Ardales es una visita imprescindible para los amantes de la historia y la arqueología. Ubicada en Ardales, esta cueva es un tesoro subterráneo que alberga grabados y pinturas rupestres de hace miles de años. Para disfrutar de esta experiencia, es necesario reservar con antelación a través de su página web y acudir al centro de interpretación de la prehistoria de Ardales, donde se realiza el punto de encuentro. Desde allí, se inicia un recorrido de aproximadamente 4 km en vehículo propio hasta la entrada de la cueva, donde los visitantes reciben linternas para adentrarse en su interior.

La visita guiada, que tiene una duración de unas 2 horas, permite descubrir en detalle la historia de la cueva y los primeros pobladores que la habitaron. En grupos reducidos, los guías explican de manera amena y apasionada los secretos que se esconden en cada rincón de la cueva. Durante el recorrido, se pueden apreciar grabados y pinturas que datan de la Prehistoria, lo que brinda una perspectiva única sobre cómo vivían nuestros antepasados. Es importante mencionar que no se permiten tomar fotografías durante la visita.

La experiencia de visitar la cueva de Doña Trinidad o Ardales es realmente sorprendente. Acompañados por guías altamente cualificados, se recorren los pasajes y salas de la cueva, escudriñando cada detalle con linternas en mano. La belleza natural del lugar y los restos arqueológicos, como grabados y pinturas, fascinan a los visitantes. Además, la visita se realiza en grupos reducidos, evitando aglomeraciones y permitiendo una experiencia más personalizada. Sin duda, esta actividad es una joya oculta que vale la pena descubrir y recomendar a otros viajeros en busca de emociones auténticas.

La cueva de Ardales es un tesoro prehistórico que no te puedes perder. Durante la visita, los guías te adentrarán en un mundo fascinante y te enseñarán los secretos de la Prehistoria de una forma amena y didáctica. Desde el centro de interpretación de la prehistoria de Ardales, donde comienza la experiencia, te dirigirás en tu propio vehículo hasta la entrada de la cueva, ubicada a unos 4 km. Allí, recibirás linternas y te adentrarás en la oscuridad de la cueva.

La cueva de Ardales es una experiencia única y completa, que se extiende aproximadamente durante dos horas. Durante el recorrido, conocerás la historia de la cueva y los primeros habitantes que la ocuparon. A lo largo del recorrido, se pueden apreciar diversas grabados y pinturas, que sumergen al visitante en la magia de la Prehistoria. La limitación de entradas a 15 personas en cada horario permite disfrutar de la visita de manera tranquila y sin aglomeraciones.

La cueva de Doña Trinidad o Ardales es una joya escondida en el corazón de Andalucía. No te pierdas la oportunidad de visitarla y descubrir los tesoros que alberga en su interior. Recuerda realizar la reserva con antelación y cumplir con las recomendaciones, como llevar calzado antideslizante y no portar mochilas o bolsos. La visita guiada te permitirá conocer en profundidad la historia de la cueva y admirar las impresionantes formaciones naturales de estalactitas y estalagmitas. ¡No te arrepentirás de vivir esta experiencia fascinante!

4. Embalses Guadalhorce-Guadalteba

El conjunto de embalses Guadalhorce-Guadalteba, ubicado en Ardales, es un lugar de visita obligada si te encuentras en la zona. Los embalses ofrecen unas vistas impresionantes y la posibilidad de tomar fotografías espectaculares. A pesar de que su nivel de agua puede ser bajo en temporadas secas, su grandeza brilla a través de actividades acuáticas que se pueden realizar en sus aguas cristalinas. Además, la abundante vegetación y los montes accidentados crean un paisaje único que te invita a explorar y disfrutar de la naturaleza en estado puro.

Entre los embalses Guadalhorce-Guadalteba y el embalse del Conde de Guadalhorce, se controlan las aguas de los ríos Turón, Guadalteba y Guadalhorce. Estos embalses gemelos cuentan con un aliviadero común y son un espectáculo visual para los visitantes. Su construcción, posterior a la del embalse de El Chorro, destaca por su recubrimiento exterior con sillares de cantería, lo que les otorga una belleza especial y una atmósfera histórica que te transportará a principios del siglo XX.

Para los amantes de la naturaleza, el conjunto de embalses Guadalhorce-Guadalteba es perfecto para pasear y disfrutar de un merecido descanso. Tanto niños como adultos pueden disfrutar de este lugar mágico que invita a la reflexión y al contacto con la naturaleza. Además, aquellos que busquen un poco de aventura pueden comenzar el famoso Caminito del Rey, que tiene su punto de partida en los senderos del conjunto de embalses. Los panoramas que ofrece este lugar son simplemente maravillosos y te transportarán a un mundo de belleza natural inigualable.

5. Bobastro Ruins

Ubicada en el término municipal de Ardales, las ruinas de Bobastro son un conjunto arqueológico fascinante que vale la pena explorar. Aunque su acceso puede resultar un poco complicado de encontrar, las reseñas de los visitantes coinciden en que la visita a estas ruinas es totalmente imprescindible. En el lugar, se pueden apreciar algunos restos de murallas, canteras y la iglesia, que es la parte más visitable. Aunque el terreno puede resultar difícil debido a su inclinación, la visita guiada es altamente recomendada para conocer la historia de la ciudad de Bobastro y todos sus detalles. Sin embargo, la presencia de paneles informativos también ayuda a comprender la importancia de este enclave histórico y arqueológico.

El entorno natural que rodea a Bobastro es simplemente espectacular. Situado a pocos metros del popular Caminito del Rey, este conjunto arqueológico sorprende por su belleza y los carteles explicativos que complementan la visita. Además, la historia de Bobastro es altamente desconocida para muchos, por lo que contar con un guía que explique en detalle sus orígenes y desarrollo puede ser una experiencia realmente enriquecedora. El precio de entrada es asequible, alrededor de 3 euros, y se proporciona un mapa de la zona para facilitar la exploración. Para acceder al lugar, es recomendable aparcar en el lateral de la carretera, al lado de la caseta de información. Desde allí, se sube una cuesta que conduce al camino de las ruinas, donde se puede disfrutar del entorno y aislarse de la rutina diaria.

Si eres amante de la arqueología y la historia, Bobastro definitivamente debe estar en tu lista de lugares por visitar. Aunque se encuentra en un paraje inhóspito, el esfuerzo de llegar hasta aquí vale la pena. Sin embargo, es importante destacar que el punto de entrada a las ruinas está pésimamente señalizado, por lo que es recomendable utilizar una aplicación de navegación o Google Maps para encontrar la ubicación correcta. Aunque el camino puede resultar duro, especialmente en días de calor, las ruinas de Bobastro son una auténtica joya histórica. Paneles explicativos proporcionan información sobre la historia de Umar Ben Hafdun, un rebelde hispano-visigodo del siglo IX, quien construyó este asentamiento oculto y clandestino. Además, estos restos arqueológicos son uno de los pocos ejemplos del arte mozarabe en Andalucía, lo que convierte a Bobastro en un lugar único y de paso obligado para los amantes de la historia y el patrimonio.

Las ruinas de Bobastro son un tesoro arqueológico escondido en el municipio de Ardales, Málaga. A pesar de que las ruinas en sí son escasas debido a los constantes saqueos y destrucciones, el entorno natural y la historia que albergan hacen que la visita sea realmente memorable. Además, contar con un guía que proporcione información detallada puede enriquecer aún más la experiencia. Por un precio asequible, alrededor de 3 euros, los visitantes pueden explorar un verdadero enclave histórico y disfrutar de vistas impresionantes. Aunque el acceso puede ser un poco complicado y el terreno desaconsejable para aquellos con problemas de movilidad, las ruinas de Bobastro son un lugar que seguramente dejará una huella duradera en aquellos que se aventuren a descubrirlo.

Horarios

  • Martes: 10:00 - 14:00
  • Miércoles: 10:00 - 14:00
  • Jueves: 10:00 - 14:00
  • Viernes: 10:00 - 14:00
  • Sábado: 10:00 - 18:00
  • Domingo: 10:00 - 18:00

6. Centro de Interpretación La Pena de Ardales

El Centro de Interpretación La Peña de Ardales es una parada obligatoria para todos aquellos visitantes que deseen sumergirse en la historia y la cultura de este encantador pueblo andaluz. Situado en la Plaza de la Iglesia, este humilde pero interesante museo alberga una impresionante colección de piezas arqueológicas que han sido descubiertas en la zona a lo largo de los años. Desde objetos antiguos hasta restos arqueológicos, aquí encontrarás una visión general pero didáctica de las ocupaciones y civilizaciones que han dejado huella en Ardales.

El recorrido por el Centro de Interpretación La Peña de Ardales ofrece una experiencia enriquecedora y amena, gracias a la visita guiada que nos ofrece María del Mar, una verdadera experta en la materia. Con explicaciones claras y fascinantes, María del Mar nos transporta a través del tiempo, desvelando los secretos y las historias que se esconden detrás de cada objeto expuesto. Además, su amor y pasión por Ardales se percibe en cada palabra, lo que hace que la visita sea aún más especial.

No solo el contenido del museo es impresionante, sino también las vistas espectaculares que se pueden disfrutar desde La Peña de Ardales. Al subir hasta este punto elevado, se obtienen panorámicas impresionantes de la villa y su entorno. Sin duda, es un lugar perfecto para capturar fotografías memorables mientras se admira la belleza de la naturaleza circundante.

La visita al Centro de Interpretación La Peña de Ardales es una experiencia altamente recomendada para aquellos que deseen sumergirse en la rica historia y la identidad de esta encantadora localidad. La atención recibida es exquisita, las instalaciones están muy bien cuidadas y el recorrido se realiza de manera organizada y amena. A un precio reducido de 3€, esta visita guiada es una oportunidad perfecta para aprender sobre la cultura y el patrimonio de Ardales, y sin duda, merece la pena dedicar unas horas a esta enriquecedora experiencia durante tus vacaciones.

Horarios

  • Viernes: 17:00 - 18:00
  • Sábado: 11:00 - 12:0017:00 - 18:00
  • Domingo: 11:00 - 12:00

7. Ruta del Turon: Puente de Molina y Castillo de Turon

La Ruta del Turón es una experiencia única que te permitirá disfrutar de las maravillas naturales e históricas de Ardales. Uno de los principales destinos en esta ruta es el Puente de Molina, un sólido puente de época romana que se encuentra en perfecto estado de conservación y está abierto al tráfico. Ubicado en un hermoso paraje cercano a la población de Ardales, este puente se sitúa sobre el río Turón, creando un paisaje tranquilo y pintoresco. Aunque en sus orígenes contaba con dos arcadas más, en la actualidad cuenta con tres, permitiendo a los visitantes disfrutar de las impresionantes vistas del río mientras atraviesan este puente histórico.

Continuando con la ruta, llegarás al Castillo de Turón, una antigua fortaleza árabe que se encuentra en la cima de una colina. Para llegar al castillo, es necesario hacer un corto recorrido a pie a través del campo, pero las vistas que te esperan valen la pena. Desde lo alto de la fortaleza, podrás contemplar las impresionantes panorámicas de Ardales, el Pantano y sus montañas circundantes. Esta experiencia te transportará a siglos pasados, proporcionándote una visión única de la historia de la zona.

La Ruta del Turón es ideal tanto para los amantes de la naturaleza como para los aficionados a la historia. Durante el trayecto, podrás disfrutar de un hermoso camino entre fincas de olivos y almendros, que te ofrecerá el encanto característico de la región. Además, esta ruta te permitirá conocer la flora y fauna local, como tortugas, ranas, serpientes y diversas aves. No te olvides de contemplar las pequeñas plantas de flores violetas que resisten en la cima del castillo, ofreciendo un toque de color a este paisaje impresionante.

No pierdas la oportunidad de explorar la Ruta del Turón en Ardales. Te aseguramos que te maravillarás con la belleza de sus paisajes naturales y su historia fascinante.

En definitiva, Ardales es un lugar mágico que no puedes dejar de visitar si eres amante de la naturaleza, la historia y la aventura. En este artículo te hemos mostrado algunas de las maravillas que este pueblo malagueño tiene para ofrecer, pero hay mucho más por descubrir.

Así que no dudes en visitar Ardales y vivir todas estas experiencias por ti mismo. Si tienes alguna pregunta o quieres compartir tu experiencia, no dudes en dejarnos un comentario.

¡Estaremos encantados de ayudarte y escuchar tus historias!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top