Mejores lugares para visitar gratis en Santander

Mejores lugares para visitar gratis en Santander

¡Prepárate para descubrir las mejores cosas que hacer gratis en Santander, España! Si estás planeando una escapada a esta hermosa ciudad costera, no puedes perderte la oportunidad de disfrutar de su encanto sin que tu bolsillo sufra.

Desde impresionantes playas, encantadores parques hasta visitas culturales imperdibles, Santander tiene mucho que ofrecer a los amantes de la aventura sin gastar ni un euro. En este artículo, te mostraremos los lugares más destacados donde podrás disfrutar de experiencias inolvidables sin abrir tu cartera.

Entonces, ¿estás listo para embarcarte en una emocionante exploración llena de belleza y diversión gratuita? Acompáñanos mientras descubrimos las mejores cosas que hacer gratis en Santander.

Las mejores cosas que hacer gratis en Santander, España

1. Península de Magdalena

La Península de Magdalena es uno de los lugares más populares y hermosos para visitar en Santander. Ubicada a pocos minutos del centro de la ciudad, esta península ofrece impresionantes vistas al mar y a diferentes áreas de Santander. Es el lugar perfecto para disfrutar de un agradable paseo mientras descubres la historia y la belleza de esta emblemática zona.

Una de las atracciones más destacadas de la Península de Magdalena es el Palacio de la Magdalena. Este majestuoso edificio, emplazado en lo más alto de la península, ofrece una arquitectura impresionante y una historia fascinante. Aunque solo se puede visitar la planta baja, la belleza de las salas y los detalles decorativos que se pueden apreciar allí no dejarán de sorprenderte. Además, podrás conocer la historia del palacio a través de las diferentes etapas por las que ha pasado a lo largo del tiempo.

Pero eso no es todo, en la Península de Magdalena también encontrarás un pequeño zoo gratuito donde podrás ver focas, leones marinos y pingüinos. Es un verdadero regalo para los amantes de la fauna y una experiencia fascinante para toda la familia. Podrás observar a estos animales en un entorno natural y aprender más sobre sus características y hábitat.

La Península de Magdalena es un lugar único en Santander que no te puedes perder. Con sus vistas panorámicas, la majestuosidad del Palacio de la Magdalena y la oportunidad de ver animales marinos en el zoo, te ofrecerá una experiencia inolvidable. Ya sea que decidas recorrerla a pie o en el tren turístico, no te arrepentirás de visitar este hermoso rincón de Santander.

2. Playa Primera de El Sardinero

La Playa Primera de El Sardinero es un tesoro oculto en la hermosa ciudad de Santander. Ubicada entre el Palacio de la Magdalena y los Jardines de Piquio, esta playa es un destino perfecto para aquellos que buscan disfrutar del sol y del mar en un entorno impresionante.

Con sus aguas cristalinas y su arena dorada y fina, la Playa Primera de El Sardinero es considerada una de las mejores playas urbanas del Cantábrico. Aquí, los visitantes pueden nadar en el mar infinito y dar un paseo relajante por el paseo marítimo, rodeado de majestuosos edificios de época. Además, la playa cuenta con servicios como duchas, baños y opciones de hostelería, lo que la convierte en un lugar perfecto para pasar el día en cualquier época del año.

No solo es un destino de playa, sino que también ofrece una vista impresionante de los puntos de referencia históricos de Santander. Desde la playa, se puede disfrutar de la vista del imponente Palacio de la Magdalena y del Faro Cabo Mayor, lo que añade un toque de belleza adicional a esta ya encantadora playa.

La Playa Primera de El Sardinero es perfecta para todo tipo de visitantes. Ya sea que estés buscando tomar el sol y descansar en la arena, disfrutar de un agradable baño en el mar o simplemente pasear por el paseo marítimo y admirar las vistas, esta playa tiene algo para todos. No importa la época del año en que la visites, la Playa Primera de El Sardinero siempre te recibirá con su belleza y encanto.

3. Parque de Cabo Mayor

Situado en la costa de Santander, el Parque de Cabo Mayor es un lugar singular que ofrece unas vistas impresionantes del mar abierto y de la ciudad de Santander al fondo. Con un entorno limpio y bien cuidado, es el lugar perfecto para disfrutar de un agradable paseo con familia y amigos. Subir andando desde el Sardinero por la costa es una opción popular entre los visitantes, ya que permite disfrutar de vistas panorámicas mientras se camina en un camino asfaltado y seguro. En la parte alta del parque, se encuentra el Faro de Cabo Mayor y un bar merendero con mesas al aire libre, donde se puede disfrutar de un refresco mientras se admira el mar y el faro. Además, en el faro, ahora convertido en un centro de arte, se organizan exposiciones interesantes que se complementan con una agradable cafetería contigua.

El Parque de Cabo Mayor es también conocido por su acceso a pie a los acantilados, lo cual brinda la oportunidad de realizar un paseo tranquilo y contemplar el paisaje. Con una senda muy bien señalizada, los visitantes pueden recorrer dos playas y disfrutar de impresionantes paisajes que cautivan a todos los que se aventuran a explorarlos. Además, en los alrededores del faro, se encuentran una serie de acantilados con senderos que pueden caminarse fácilmente, ofreciendo unas vistas inigualables que merecen la pena ser admiradas.

El Parque de Cabo Mayor es mucho más que solo un lugar para disfrutar de las vistas panorámicas, ya que también alberga el Monumento a los Caídos, una escultura construida en recuerdo a las víctimas de la guerra en 1936. Esta escultura representa a una persona agarrándose a la cruz, simbolizando la resistencia y el no caer por el acantilado. La presencia de este monumento añade una dimensión histórica y emocional al parque, recordándonos la importancia de valorar la paz y la libertad.

El Parque de Cabo Mayor en Santander es un lugar que no se puede dejar de visitar. Con sus estupendas vistas del mar y de la ciudad, su entorno limpio y cuidado, y su conexión con la historia a través del Monumento a los Caídos, este parque ofrece una experiencia única para todos los visitantes. Ya sea para disfrutar de un tranquilo paseo en familia, descubrir la riqueza natural de los acantilados o explorar las exposiciones de arte en el faro, el Parque de Cabo Mayor tiene algo que ofrecer para todos los gustos.

4. Playa del Puntal

Playa del Puntal es uno de los mejores lugares para visitar en Santander sin tener que gastar mucho dinero. Situada en la bahía de Santander, esta hermosa playa se extiende a lo largo de varios kilómetros, ofreciendo un entorno perfecto para un día relajado en la playa. Para acceder a la playa, puedes tomar un barco desde Santander que sale cada media hora. Este trayecto te permite disfrutar de un agradable paseo por la bahía mientras te acercas a Playa del Puntal. Recuerda llevar tu propia comida, ya que solo hay un chiringuito en la playa y puede resultar caro.

Lo que hace que Playa del Puntal sea aún más especial es su ubicación única. Por un lado, la playa ofrece tranquilidad y aguas tranquilas, ideal para familias con niños. Por otro lado, el lado que da hacia Santander es conocido por su oleaje, lo que lo convierte en un lugar atractivo para los amantes del surf. Además, la playa cuenta con un chiringuito donde puedes disfrutar de bebidas y comida mientras te relajas en la arena.

Playa del Puntal ha recibido numerosas reseñas positivas de visitantes que han quedado impresionados con su belleza. Muchos consideran que es una de las mejores playas de Cantabria y del norte de España, especialmente cuando hay vientos del nordeste. Además, la playa cuenta con servicios de socorristas en los fines de semana, lo que garantiza la seguridad de los bañistas. Sin embargo, ten en cuenta que la playa no ofrece muchos servicios adicionales, como duchas, por lo que es recomendable llevar todo lo necesario para pasar un día en la playa.

Si estás buscando una escapada única y hermosa en Santander sin tener que gastar mucho dinero, no puedes dejar de visitar Playa del Puntal. Sus impresionantes vistas, su ambiente tranquilo y su peculiar ubicación en la bahía de Santander la convierten en un lugar que no debes perderte. Asegúrate de tomar el barco en el embarcadero de Santander y disfruta de un paseo a través de la bahía para llegar a esta increíble playa. Tanto si quieres relajarte bajo el sol como si te gustan los deportes acuáticos, Playa del Puntal ofrece algo para todos los gustos.

5. Ermita de la Virgen del Mar

La Ermita de la Virgen del Mar es un lugar que no te puedes perder si visitas Santander. Ubicada en una pequeña península unida a la costa por un puente, esta ermita ofrece unas vistas impresionantes de la costa cantábrica. Desde detrás de la ermita, podrás disfrutar de magníficas vistas panorámicas y contemplar su doble playa rocosa, un espectáculo visual que te dejará sin palabras.

No solo la ermita es bonita, sino que su entorno natural es igualmente impresionante. Con un gran aparcamiento cercano, podrás pasear por la península y bordearla fácilmente, descubriendo vistas fabulosas y acantilados fascinantes. Es un lugar perfecto para aquellos que desean disfrutar de la costa de Cantabria en paz y tranquilidad, ya que suele haber poca gente. Si el tiempo acompaña, podrás deleitarte con las brutales vistas que ofrece este rincón de Santander.

Además de su belleza paisajística, la Ermita de la Virgen del Mar tiene un valor cultural y religioso significativo. Dedicada a la Virgen del Mar, patrona de Santander, esta ermita atrae a muchos peregrinos y devotos cada año. Aunque arquitectónicamente no sea impresionante, su ubicación en un islote accesible mediante un puente la hace única y especial. Si te animas a visitarla, también puedes aprovechar para realizar un agradable paseo haciendo trekking hacia el faro de Cabo Mayor o hacia Liencres, aprovechando los caminos naturales que recorren la costa. ¡No te arrepentirás de visitar este precioso lugar!

6. Puerto Chico

Puerto Chico es un bello rincón ubicado en Santander, después del paseo de Pereda en Castelar. Se trata de un pequeño puerto de embarcaciones de recreo, considerado por muchos como uno de los lugares más hermosos de la ciudad.

Si eres de los que disfrutan de los amaneceres, no te puedes perder la oportunidad de madrugar para presenciar la salida del sol desde Puerto Chico. Muchos viajeros se inspiran en las increíbles fotografías que comparte Tomavistas en Instagram y deciden vivir en vivo y en directo uno de esos maravillosos amaneceres santanderinos. Sin duda alguna, Santander no defrauda en cuanto a belleza natural y Puerto Chico no es la excepción.

Este pequeño puerto deportivo es un lugar encantador para dar un paseo. Muy cerca de las calles Hernán Cortés, Castelar y Reina Victoria, se sitúa en una de las partes más nobles de Puerto Chico. Además, aquí encontrarás algunos de los mejores restaurantes de Santander, donde podrás deleitarte con deliciosos platos y disfrutar de la gastronomía local.

Puerto Chico se encuentra apartado del centro de la ciudad, pero a pocos pasos del paseo marítimo. Aquí reina el orden y la tranquilidad, por lo que es un lugar perfecto para relajarse y disfrutar de un ambiente sereno. Además, su ubicación estratégica hace que sea muy conveniente para explorar otras atracciones turísticas de Santander.

Con su atractivo paisaje, el atraque de barcos, sus edificios emblemáticos y la variedad de restaurantes, bares y hoteles que lo rodean, Puerto Chico lo tiene todo. Es un lugar perfecto para tomar fotografías impresionantes y sumergirse en el ambiente marítimo de Santander. Asegúrate de visitar este pintoresco puerto donde encontrarás embarcaciones deportivas y descubrirás que, a pesar de su nombre, su tamaño es más que suficiente.

7. Jardines de Piquío

Los Jardines de Piquío son una visita imprescindible para aquellos que se encuentren en Santander. Situados estratégicamente en el paseo marítimo, dividen las playas del Sardinero en dos. No solo son espectaculares por su enclave, sino también por las vistas panorámicas que ofrecen. Desde los jardines se puede contemplar la majestuosidad del océano y sentir la brisa marina en la cara. Es un lugar perfecto para hacer fotos con amigos o pareja y capturar esos momentos únicos frente al mar.

Aunque no muy grandes, estos jardines están muy bien cuidados y ofrecen un espacio tranquilo para relajarse y disfrutar del ambiente costero de Santander. Marcando el punto de encuentro entre las dos playas del Sardinero, han sido durante mucho tiempo un lugar de referencia para locales y turistas. Sentarse en uno de los bancos y contemplar el mar es una experiencia única que permite desconectar del bullicio de la ciudad y conectarse con la naturaleza.

El punto más destacado de los Jardines de Piquío es su ubicación privilegiada sobre una atalaya, desde donde se domina toda la playa del Sardinero en sus dos partes. Ya sea de día o de noche, la vista desde aquí es impresionante. Una caminata por el paseo marítimo que bordea los jardines es un recorrido agradable y rápido que te permitirá disfrutar de la costa de Santander. Además, su proximidad a la playa lo convierte en un lugar perfecto para dar un paseo tranquilo y relajante mientras se observa el esplendor del mar Cantábrico.

Incluso con el surgimiento de otros jardines más espaciosos y cuidados en las cercanías, los Jardines de Piquío siguen siendo un lugar especial y con un encanto único. Su tranquilidad, la ausencia de ruidos molestos y su idoneidad para personas de todas las edades y condiciones físicas los convierten en un lugar muy atractivo. Así que la próxima vez que estés paseando por la costa de Santander, no te pierdas la oportunidad de visitar estos jardines y disfrutar de sus vistas y atmósfera relajante.

8. Mercado de la Esperanza

El Mercado de la Esperanza en Santander es un lugar vibrante y lleno de vida donde podrás encontrar productos de alta calidad y una gran variedad. Ubicado en un hermoso edificio de finales del siglo XIX, este mercado destaca por sus pescaderías, que se encuentran en la planta baja. Aquí encontrarás una amplia selección de pescados y mariscos frescos a precios muy competitivos. Sin embargo, es importante mencionar que algunos usuarios han comentado que en la planta de arriba, donde se encuentran las carnicerías y pollerías, no todos los vendedores tienen los precios a la vista.

Además de los productos del mar, el Mercado de la Esperanza también cuenta con una planta superior donde podrás encontrar una variedad de alimentos como carnes, frutas y verduras. Incluso en el exterior del mercado, hay puestos que ofrecen frutas y hortalizas frescas. Este lugar es perfecto si buscas comprar alimentos de calidad y recibir un trato amable y personalizado.

Además de la oferta gastronómica, el edificio en sí es una joya arquitectónica. Su estructura de hierro, típica de la época, lo convierte en una maravilla visual que no puedes dejar de admirar. El mercado está abierto todos los días, aunque los horarios pueden variar, por lo que te recomendamos visitarlo en la mañana para disfrutar de la mayor actividad y variedad de productos. Si estás en Santander, no puedes dejar de visitar el Mercado de la Esperanza para experimentar la auténtica esencia de la ciudad.

Esperamos que este artículo te haya dado una idea clara sobre los mejores lugares gratuitos para visitar en Santander.

Sin embargo, sabemos que siempre hay más por descubrir y que cada experiencia es única. Si tienes algún otro lugar que te gustaría recomendar o alguna historia que quieras compartir, ¡nos encantaría escucharla!

No dudes en dejarnos un comentario o contactarnos a través de nuestras redes sociales para que podamos seguir explorando juntos esta hermosa ciudad. ¡Esperamos verte pronto en Santander!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top