Mejores jardines de Comunidad de Madrid

Mejores jardines de Comunidad de Madrid

Bienvenidos a un paseo por los 10 mejores jardines en la Comunidad de Madrid, donde la naturaleza se muestra en todo su esplendor. Desde exuberantes espacios verdes en pleno corazón de la ciudad, hasta encantadores oasis ocultos en los rincones más pintorescos de la región, estos jardines prometen deleitar a todos los amantes de la flora y fauna.

Prepárate para sumergirte en un mundo de colores, aromas y serenidad, mientras descubrimos juntos los tesoros naturales que la Comunidad de Madrid tiene para ofrecer. ¡Acompáñanos en este recorrido inolvidable a través de la belleza verde de la región!

10 MEJORES Jardines en Comunidad de Madrid

1. Parque de El Capricho

Si estás buscando un oasis de tranquilidad para escapar del bullicio de la ciudad, el Parque de El Capricho es la elección perfecta. Considerado uno de los parques más bonitos de Madrid, se encuentra alejado del centro y ofrece un ambiente apacible y relajante. En su interior, podrás disfrutar de un pequeño lago, un palacio impresionante y caminos rodeados de vegetación y arboleda. Pasear por este magnífico parque es una experiencia que te transportará a un mundo de paz y belleza.

Una de las características más destacables de El Parque de El Capricho es su ubicación apartada, lo que lo convierte en un remanso de calma en medio del ajetreo de la ciudad. Aquí podrás pasear sin las aglomeraciones típicas de los parques más populares, disfrutando de la belleza de sus zonas históricas, fuentes y arboledas. Existe una ruta verde diseñada para recorrer todo el parque, permitiéndote descubrir cada uno de sus rincones. Además, la entrada al parque es gratuita y está muy bien cuidado debido a las restricciones que impiden la entrada de animales, comida o bebida.

Un paseo por El Parque de El Capricho es la escapada perfecta para disfrutar de un momento de paz y tranquilidad.

Si estás buscando un lugar romántico para visitar en pareja, El Parque de El Capricho es el destino ideal. Aunque puede haber ciertos problemas de aforo en ocasiones, si tienes paciencia y planificas tu visita correctamente, te aseguramos que no te defraudará. Este parque tiene un encanto único y nos invita a perdernos entre sus caminos serpenteantes y sus espacios verdes. No pierdas la oportunidad de explorar el palacio del duque de Osuna, así como otras construcciones históricas de gran interés. Además, podrás disfrutar de un estanque precioso, un embarcadero de bambú y diversos edificios tradicionales. El Parque de El Capricho es una joya del siglo XVIII que merece la pena descubrir.

Este es solo uno de los muchos jardines impresionantes que puedes visitar en la Comunidad de Madrid. Si eres amante de la naturaleza y la tranquilidad, te recomendamos que incluyas el Parque de El Capricho en tu itinerario. Disfruta de sus hermosos paisajes, sus construcciones históricas y su ambiente único. Este parque es un auténtico tesoro escondido en la ciudad y una visita obligada para todos los amantes de los espacios verdes. No te pierdas la oportunidad de explorar y maravillarte ante la belleza de este rincón mágico de Madrid.

Horarios

  • Sábado: 9:00 - 18:00
  • Domingo: 9:00 - 18:00

2. Palacio Real de Aranjuez

El Palacio Real de Aranjuez, ubicado en la hermosa localidad de Aranjuez, es una verdadera joya de la Comunidad de Madrid. Con reseñas como Muy bonito e impactante; recorrer Aranjuez siempre es interesante y aconsejable, es evidente que este palacio deja una impresión duradera en los visitantes. Reconocido como Patrimonio de la Humanidad, el Palacio Real de Aranjuez es un monumento imprescindible que ofrece una única mirada al esplendor y la opulencia de la realeza española a lo largo de la historia.

Además de su belleza arquitectónica, los visitantes pueden maravillarse con los interiores del Palacio Real de Aranjuez. Desde las majestuosas salas de porcelana y estilo árabe, hasta la sorprendente exposición de los vestidos de novia de la familia Real actual y de la coronación de Juan Carlos I, cada rincón cuenta una historia fascinante. Aunque no es posible tomar fotografías en todas las salas, sin duda, las estancias impresionan y te sumergen en el lujo y la historia de España.

Para descubrir todos los detalles y secretos del Palacio Real de Aranjuez, se recomienda tomar la visita guiada. Los guías te llevarán a estancias que no se pueden ver si recorres el palacio por tu cuenta, lo que brinda una experiencia aún más enriquecedora. Además, con la entrada también se incluye la visita al museo de Falúas Reales, donde podrás admirar y aprender sobre los barcos de paseo que utilizaban los reyes.

No solo el palacio es impresionante, sino que los jardines también merecen una mención especial. Aunque algunos visitantes opinan que los jardines necesitan más cuidados, no cabe duda de que su inmensidad y belleza son cautivadores. A pesar de su antigüedad, los árboles singulares y súper ancianos que se encuentran en el jardín son impresionantes y te transportan a tiempos pasados. Sin mencionar las vistas panorámicas y la tranquilidad que se respira en este oasis verde.

Con su ubicación conveniente y su fácil acceso, ya sea en coche o en transporte público, el Palacio Real de Aranjuez es un destino que no puedes dejar de visitar. Sumérgete en la historia y descubre la grandeza de la realeza española en este magnífico palacio y sus jardines.

3. Jardines de Sabatini

Los Jardines de Sabatini son uno de los mejores destinos para disfrutar de la naturaleza en la Comunidad de Madrid. Situados al lado del Palacio Real, estos jardines acogedores ofrecen unas vistas espectaculares del palacio que no te puedes perder. Recomiendo visitarlos durante la época de primavera u otoño, cuando la vegetación está en pleno esplendor y el clima es perfecto para dar un relajante paseo.

Estos preciosos jardines son un verdadero tesoro escondido. Están bien cuidados y ofrecen un ambiente tranquilo y sereno. Si te acercas a contemplarlos desde la parte superior, la sensación de belleza que sentirás te invitará a bajar y disfrutarlos aún más. A medida que recorras sus senderos, te enamorarás de la vegetación exquisitamente cuidada y de las hermosas estatuas de reyes que adornan el estaque central. Además, podrás encontrar sillas para sentarte y descansar mientras te deleitas con las vistas panorámicas y capturas fotos espectaculares para recordar tu visita.

Los Jardines de Sabatini, junto al Palacio Real, son realmente una joya arquitectónica y natural que merece la pena visitar. Construidos en la década de 1930 en el sitio donde antes estaban las caballerizas, estos jardines fueron abiertos al público mucho después para que todos pudiéramos disfrutar de su belleza. Además de su impresionante diseño, destacan por su vegetación bien cuidada y sus espacios para sentarse y disfrutar de un espacio tranquilo en pleno corazón de la ciudad. Te animo a que no pierdas la oportunidad de visitar los Jardines de Sabatini y aproveches para capturar una foto de ensueño mientras exploras este maravilloso lugar.

4. Real Jardín Botánico

El Real Jardín Botánico, ubicado en la Comunidad de Madrid, es un lugar que combina la belleza de la naturaleza con la armonía de la música. Si eres amante de la música instrumental, no puedes perderte los paseos musicales que se realizan en este maravilloso jardín. Aunque algunos visitantes sienten que falta algo en la experiencia, los músicos y el ambiente son espectaculares, y los diferentes actos con diferentes instrumentos te envuelven en un ambiente único. Sin duda, es una experiencia que recomendamos para aquellos que buscan disfrutar de la música en medio de la naturaleza.

En cuanto a su colección de plantas, el Real Jardín Botánico cuenta con una amplia variedad, aunque algunos usuarios han mencionado que la zona tropical puede estar un poco descuidada y tener poca variedad. Sin embargo, una visita a este jardín no estaría completa sin admirar la impresionante colección de bonsáis. Los amantes de estas pequeñas maravillas de la naturaleza quedarán fascinados al explorar esta sección del jardín, donde podrán apreciar la belleza y la delicadeza de estas miniaturas. Además, el precio de la entrada es accesible, por lo que es una excelente opción para disfrutar de una experiencia única.

Otra característica especial del Real Jardín Botánico es la amabilidad y profesionalidad de su personal. Algunos visitantes han expresado su gratitud por el trato recibido, destacando la amabilidad y la empatía del personal. Esto es especialmente importante cuando se trata de resolver problemas o dudas que puedan surgir durante la visita. Además, los invernaderos también son un punto destacado de este jardín, brindando a los visitantes la oportunidad de explorar una gran variedad de especies de todo el mundo en un entorno protegido.

Aunque puede haber críticas sobre aspectos como la falta de mantenimiento en algunas áreas o la falta de información en los carteles, es importante recordar que las opiniones pueden variar dependiendo de la temporada y de la situación específica en la que se visita el jardín.

El Real Jardín Botánico sigue siendo uno de los mejores lugares que visitar en Madrid. Con una entrada de tan solo 4€ para adultos mayores de 18 años, los visitantes pueden disfrutar de un paseo tranquilo y relajante, aprender sobre plantas, maravillarse con los bonitos invernaderos y deleitarse con la colección de bonsáis. Además, cuenta con una agradable cafetería, ideal para descansar y disfrutar de un momento de relajación después de un paseo por este hermoso jardín.

5. Jardines de la Rosaleda

Los Jardines de la Rosaleda, ubicados en el Parque del Oeste, son un verdadero tesoro escondido en la comunidad de Madrid. Fundados en 1955, estos jardines ocupan una impresionante superficie de 32.000 metros cuadrados y albergan más de 20.000 rosales con más de 650 variedades diferentes. Esta joya botánica es una visita obligada para los amantes de la naturaleza y los entusiastas de las flores.

La mejor época para admirar la belleza de los Jardines de la Rosaleda es durante la primavera, cuando las rosas florecen en una explosión de colores y aromas. Miles de rosas de todos los lugares y colores adornan estos jardines, creando un ambiente mágico y relajante. Sin embargo, a pesar de su fama y belleza, estos jardines suelen ser menos frecuentados que su contraparte en el Parque del Retiro, lo que los convierte en un lugar perfecto para disfrutar de un paseo tranquilo y meditativo.

La visita a los Jardines de la Rosaleda es completamente gratuita y el horario varía según la estación del año. Durante el período de noviembre a febrero, el parque abre a las 10:00 am y cierra a las 6:00 pm. En marzo y abril, el horario de apertura se extiende hasta las 7:00 pm, y durante los meses de verano, desde abril hasta septiembre, los jardines permanecen abiertos hasta las 9:00 pm. Estos horarios ampliados permiten disfrutar del encanto de las rosas incluso en las cálidas noches de verano.

Los Jardines de la Rosaleda no solo ofrecen un magnífico espectáculo visual, sino que también cuentan con varios senderos y servicios como baños públicos gratuitos. Además, a pesar de estar relativamente cerca del centro de la ciudad, estos jardines son un oasis de tranquilidad y un lugar perfecto para desconectar del bullicio urbano. Sumérgete en un mar de rosas y déjate cautivar por este impresionante rincón botánico en la comunidad de Madrid.

6. Jardin del Principe.

El Jardín del Príncipe, ubicado en la Comunidad de Madrid, es un lugar mágico que te transportará a un bosque encantado. Con sus fuentes y su entorno tranquilo, es el refugio perfecto para escapar del bullicio de la ciudad. Los visitantes que llegan a primera hora de la mañana pueden disfrutar de la sensación de tener este hermoso parque solo para ellos.

Recorrer los jardines del Príncipe es toda una experiencia que te llevará al menos una mañana completa. Con cada paso que des, descubrirás nuevos rincones llenos de belleza y encanto. Los cuidados árboles y las impresionantes fuentes te fascinarán, permitiéndote sumergirte en un verdadero paraíso natural. No te pierdas la oportunidad de visitar este lugar, es realmente una delicia para los amantes de la naturaleza.

A pesar de la falta de mantenimiento en algunas zonas, los jardines del Príncipe siguen siendo un oasis de frescura en los días calurosos de verano. Sus numerosos árboles proporcionan sombra y las fuentes funcionando te ayudarán a soportar las altas temperaturas. Además, la belleza y el cuidado de este lugar te enamorarán, aunque haya algunas áreas descuidadas. Recuerda visitarlos en primavera u otoño para disfrutar de su esplendor y llena tus sentidos con la exuberancia de la naturaleza.

Explorar los jardines del Príncipe es un agradable paseo entre árboles y jardines. El verdor que los envuelve te hará recordar a Valencia, la ciudad de las flores, aunque en este caso sin flores. Si deseas obtener una experiencia más enriquecedora, es recomendable visitarlos con un guía que pueda brindarte comentarios e información adicional. No pierdas la oportunidad de disfrutar de este maravilloso lugar, donde la naturaleza te espera con los brazos abiertos.

7. Desert City

Desert City, ubicado en la Comunidad de Madrid, es un jardín único que ofrece una experiencia extraordinaria para los amantes de las plantas xerofíticas. Totalmente recomendable, este jardín del futuro ha llegado para quedarse. Su fundadora, Mercedes, muestra un profundo amor por estas plantas y transmite su entusiasmo en cada rincón de este impresionante oasis.

El jardín de Desert City es verdaderamente espectacular, sin embargo, algunas reseñas hacen mención a la visita guiada con la dueña y fundadora, en la que se ha percibido un derroche de pedantería y prepotencia. A pesar de esto, la visita en sí misma es sumamente interesante y agradable, especialmente para los más pequeños de la familia. Merece la pena dedicar una mañana del domingo para explorar este increíble jardín.

La tienda en Desert City está organizada con meticulosidad, ofreciendo una amplia variedad de plantas xerofíticas y creando una experiencia única para los visitantes. Además, te recomendaría encarecidamente realizar la visita guiada por el jardín exterior. Es todo un espectáculo, especialmente cuando las flores están en plena floración. No olvides llamar con antelación para asegurarte una visita en el momento adecuado. La duración de la visita es aproximadamente de 90 minutos.

A pesar de que algunas reseñas mencionan que algunas de las plantas en el jardín se vieron afectadas por la tormenta Filomena, Desert City aún conserva su encanto y originalidad. La colección de cactus es fascinante, organizada por países y tipos, lo que puede resultar desafiante al momento de elegir cuál te gusta más. Además, la entrada al jardín y la tienda es gratuita, pero si buscas una experiencia más enriquecedora, te recomendaría aprovechar la visita guiada gratuita que ofrecen los sábados y domingos a las 11:00 horas.

Desert City es un lugar imprescindible para los amantes de la flora xerofítica en la Comunidad de Madrid. Su jardín y tienda bien organizados, junto con la visita guiada gratuita, te proporcionarán una experiencia educativa y memorable. No pierdas la oportunidad de adentrarte en este oasis único y descubrir la belleza de las plantas xerófitas.

8. Casita del Infante

La Casita del Infante es uno de los tesoros escondidos de la Comunidad de Madrid. Situada en pleno Bosque de la Herrería de El Escorial, esta pequeña casita ofrece agradables jardines para disfrutar de una bonita vista del Monasterio. Aunque la casa no puede visitarse, el paseo alrededor y en los jardines de la Casita del Infante es realmente espectacular. Es una parada imprescindible si planeas explorar la zona con amigos o en familia.

Esta encantadora casita, que alguna vez estuvo en ruinas, ha sido cuidadosamente restaurada convirtiéndose en un lugar muy atractivo. Para llegar a ella, se puede disfrutar de un agradable paseo de unos 10-15 minutos desde el Monasterio. Mientras caminas, podrás apreciar los colores del otoño y maravillarte con las bonitas vistas que ofrece la Casita del Infante. Además, los jardines que la rodean están muy bien cuidados y te invitan a relajarte en un entorno tranquilo. No olvides llevar tu cámara, ya que podrás hacer magníficas fotografías del Monasterio de El Escorial desde aquí.

Es importante tener en cuenta que la Casita del Infante solo está abierta para visitas guiadas los viernes por la mañana. El precio de la entrada es de tres euros, que se pueden pagar con tarjeta en una máquina. Aunque el interior de la casita ha sido alterado, conserva detalles históricos interesantes, como el salón central proyectado como un altavoz en el siglo XVIII para los conciertos del Infante D. Gabriel. Además, es curioso saber que el rey Juan Carlos I vivió aquí durante sus estudios.

Si estás buscando un plan diferente lejos del bullicio del Monasterio de El Escorial, la visita a la Casita del Infante es altamente recomendable. Sus jardines aterrazados, con fuentes en su centro y una gran balaustrada con jarrones decorativos, le dan un toque de color y belleza. Además, desde los bancos a la sombra de los árboles, podrás disfrutar de unas vistas espectaculares del Monasterio y de los montes que rodean el lugar. Este lugar tranquilo y poco visitado es perfecto para disfrutar de la naturaleza y relajarse en un entorno único. No olvides terminar tu visita con un paseo por el Bosque de la Herrería, que se encuentra muy cerca de los jardines de la Casita del Infante. También puedes disfrutar de una pausa en una pequeña terraza-merendero a la sombra de los árboles. ¡La Casita del Infante es un rincón bello que no puedes dejar de visitar en San Lorenzo del Escorial!

9. Quinta Fuente del Berro

La Quinta Fuente del Berro es uno de los tesoros ocultos de la Comunidad de Madrid. Ubicado en el barrio de Salamanca, este parque cuenta con más de 13 hectáreas de extensión y está envuelto en una atmósfera de encanto y tranquilidad. Su acceso es muy fácil y está bien comunicado, lo que lo convierte en un destino ideal para pasear en familia, en pareja o con amigos.

El parque es el resultado de la transformación de la antigua Quinta de Miraflores, encargada por el rey Felipe IV como un nuevo Real Sitio. A lo largo de los años, ha pasado por distintos propietarios y ha sufrido varias reformas, e incluso fue un parque de atracciones en 1900. Sin embargo, en la actualidad, su belleza paisajística destaca por praderas, sinuosos paseos y escaleras de piedra rústica, que se mezclan armoniosamente con una rica variedad de árboles.

Durante un paseo por la Quinta Fuente del Berro, los visitantes pueden admirar diferentes elementos destacados, como el monumento a Bécquer, la estatua dedicada al poeta Pushkin, fuentes, cascadas y dos pequeños estanques. Además, el parque alberga un palacete que es el último vestigio de su pasado palaciego. Es un lugar ideal para relajarse y disfrutar de la naturaleza en pleno centro de Madrid.

Si estás buscando un parque tranquilo y lleno de encanto en Madrid, no puedes perderte la Quinta Fuente del Berro. Su hermoso entorno, bien conservado y cuidado, te permitirá escapar del bullicio de la ciudad y sumergirte en un oasis de tranquilidad. Tanto si buscas un lugar romántico para pasear como un espacio para que los niños jueguen, este parque tiene algo especial para cada visitante. Aprovecha la primavera y el verano para disfrutar al máximo de este tesoro escondido en el corazón de la Comunidad de Madrid.

10. Parque de Berlín

El Parque de Berlín, ubicado en la Comunidad de Madrid, es un lugar que no puedes dejar de visitar si estás en la zona. Este parque es conocido por albergar tres trozos originales del famoso Muro de Berlín, que dividió a la ciudad durante la Guerra Fría. Estos fragmentos nos recuerdan la historia y nos permiten reflexionar sobre las consecuencias de aquellos tiempos turbulentos. Además, podrás disfrutar de un entorno natural maravilloso, perfecto para relajarse y disfrutar de la tranquilidad.

A pesar de algunas opiniones negativas sobre la conservación de los trozos de muro, no cabe duda de que el Parque de Berlín es un lugar agradable y acogedor. Con diversas zonas infantiles, fuentes y áreas verdes, ofrece un ambiente perfecto para disfrutar en familia. Además, el parque cuenta con un kiosco con terraza donde podrás tomar algo y descansar mientras admiras la belleza del entorno.

Este coqueto parque, situado entre las calles Príncipe de Vergara y Concha Espina, se encuentra en una colina, lo que le brinda múltiples niveles y rincones para explorar. Pasear por sus senderos rodeados de vegetación y sentarse junto al estanque son experiencias que te transportarán a un mundo de tranquilidad y belleza. Y si eres amante de los perros, podrás pasearlos mientras descubres los restos originales del Muro de Berlín que se encuentran en el estanque.

El Parque de Berlín es un lugar especial en la Comunidad de Madrid donde podrás disfrutar de la historia y la naturaleza en perfecta armonía. A pesar de que hay comentarios mixtos sobre la conservación de los trozos del Muro de Berlín, la belleza y la tranquilidad del entorno hacen que valga la pena visitarlo. No te pierdas la oportunidad de sumergirte en la historia y disfrutar de un momento de paz en medio de la ciudad.

En resumen, la Comunidad de Madrid cuenta con una gran variedad de jardines impresionantes que vale la pena visitar. Desde los majestuosos jardines de El Capricho hasta los románticos jardines de la Quinta de los Molinos, hay algo para todos los gustos.

Además, estos espacios ofrecen una oportunidad perfecta para escapar del bullicio de la ciudad y disfrutar de la naturaleza. ¿Cuál de estos jardines te gustaría visitar primero?

¡Déjanos tus comentarios y comparte tus experiencias con nosotros! Estamos ansiosos por conocer tus recomendaciones y descubrir nuevos lugares maravillosos en la Comunidad de Madrid.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top